Aceites naturales

Aceite de albaricoque para pieles secas y sensibles

Descubre cómo hacer un aceite de albaricoques ideal para pieles secas y sensibles. Conoce los ingredientes que necesitas y los pasos de preparación.

El albaricoque es una fruta deliciosa, especialmente rica en betacarotenos, que como de buen seguro sabrás nuestro organismo convierte o transforma en vitamina A, esencial para la buena salud tanto de la piel como de las uñas. De hecho uno de los síntomas más comunes cuando existe carencia de esta vitamina es la aparición de piel seca y uñas frágiles.

Desde un punto de vista algo más medicinal no hay duda que el albaricoque es una fruta ideal para quienes padecen anemia, ya que aporta hierro. Por otro lado, es buena para el sistema nervioso, dado que aporta un efecto equilibrante a la vez que combate la fatiga mental.

Aceite de albaricoque

Con sus huesos (la parte dura que encontramos en su interior, que muchas personas conocen con el nombre de pipa) se puede elaborar un maravilloso aceite de albaricoque, ideal para pieles secas y sensibles.

Cómo hacer aceite de albaricoque

Ingredientes

  • 200 gr. de huesos de albaricoque
  • 700 ml. de aceite base

Preparación

  1. Con ayuda de un mortero tritura los huesos.
  2. Coloca en un frasco de cristal.
  3. Vierte en el frasco el aceite, ciérralo y agítalo con fuerza.
  4. Sitúa el frasco en un lugar de tu casa donde le dé bien el sol, dejándolo actuar una media de cinco semanas.
  5. Pasa el aceite por una prensa de uvas, y cuela con ayuda de un colador de tela.
  6. Recoge el aceite y distribúyelo en botes o botellas de cristal oscuro.

Cómo usar el aceite de albaricoque

Puedes aplicarte este aceite cada día sobre tu piel. Puede conservarse perfectamente durante 12 meses.

Imagen | London Permaculture

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *