Aceites naturales

Aceite de diente de león para la piel

Descubre cómo hacer un maravilloso aceite de diente de león beneficioso para la piel, fácilmente de preparar y elaborar en casa.

Seguramente que en algún momento, cuando por ejemplo paseabas por el campo o incluso por la ciudad en algún jardín, hayas visto el diente de león. Lo cierto es que se trata de una planta muy conocida y popular, precisamente por su apariencia tan característica: cuenta con flores de color amarillo que luego se convierte en una especie de bola con pelusa blanca, siendo muy habitual cuando se cogen y se soplan para que se desprendan.

Es una planta bautizada con el nombre científico de Taraxacum officinale, y también es conocida con otros nombres populares: achicoria amarga, achicoria amarilla, amargón, panadero o lechuguilla de viejo.

Aceite de diente de león para la piel

Desde un punto de vista terapéutico o medicinal, lo cierto es que es una planta muy reconocida dentro de la conocida como botica de la abuela (o para la elaboración de infusiones y otros remedios caseros), ya que es ideal para depurar los riñones y el hígado, ayuda a controlar la diabetes, estimula y purifica los riñones, es un laxante suave, estimula el apetito y es beneficiosa para la piel.

En esta ocasión te proponemos la elaboración de un maravilloso aceite de diente de león, especialmente recomendado para la piel: muy beneficioso a la hora de reducir y prevenir las arrugas.

¿Qué necesitas para hacer el aceite de diente de león?

  • 5 hojas frescas de diente de león
  • 6 cucharadas de aceite de ricino

Cómo hacer el aceite de diente de león para la piel

  1. En primer lugar lava bien las hojas de diente de león.
  2. Pícalas y ponlas en un cazo.
  3. Incorpora el aceite de ricino.
  4. Calienta a fuego lento.
  5. Deja que hierva durante 10 minutos.
  6. Pasado este tiempo retira del fuego.
  7. Tapa y deja en reposo durante 2 horas.

Cómo aplicar el aceite de diente de león en la piel

El aceite de diente de león es muy fácil de aplicar sobre la piel. Sólo tienes que aplicarlo con ayuda de las yemas de los dedos en el rostro, haciéndolo mediante masajes suaves y circulares durante algunos minutos, evitando el contorno de los ojos.

Finalmente retira el aceite con ayuda de agua tibia.

Imagen | Peter aka anemoneprojectors

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *