Plantas para la belleza

Aciano para la piel: beneficios y propiedades

Propiedades del aciano para la piel

Beneficios del aciano para la piel, e información sobre las diferentes propiedades que aporta la Centaurea cyanus para la belleza.

Propiedades del aciano para la pielNo hay duda que las plantas y hierbas pueden ser sumamente interesantes a la hora de disfrutar de una belleza lo más natural y saludable posible, ya que aportan a nuestra piel la mayoría de nutrientes esenciales que necesita para una nutrición correcta y una mejor hidratación.

En el caso del aciano, nos encontramos con una planta que desde un punto de vista popular es también conocida con el nombre de azulejo, mientras que es identificada científicamente como Centaurea cyanus.

Es una planta herbácea que pertenece a la familia de las asteráceas. Puede alcanzar el metro de altura y presenta tallos ramificados y angulares, con hojas que al tacto son algodonosas, y en la mayoría de las ocasiones basales.

Podemos encontrarla en los campos cultivados de cereales (como por ejemplo los campos de maíz), bosques, carreteras y bordes de caminos.

Beneficios del aciano para la piel

Principalmente las diferentes propiedades que el aciano aporta a la piel los encontramos a partir de sus pétalos, los cuales se caracterizan por ser de color azul. Estos pétalos aportan cualidades antibióticas, además de ser útiles para suavizar la piel, sobretodo la zona situada cerca de los ojos. De hecho puede ser utilizado como tratamiento natural para la conjuntivitis.

De las corolas del aciano se puede elaborar una maravillosa infusión, que aporta beneficios astringentes, lo que puede ser de utilidad como tónico astringente aplicado sobre la piel después del baño, ayudando a limpiar el cutis.

En caso de pieles sensibles ayuda a calmarlas, mientras que también gracias a esas cualidades astringentes que mencionábamos en el apartado anterior ayuda a la hora de eliminar los granos, siendo adecuado en caso de acné.

Cómo hacer infusión de aciano para la piel

Ingredientes

  • 1 taza de agua
  • 1 puñado de flores de aciano

Preparación de la infusión de aciano

  1. En un cazo hierve el equivalente a 1 taza de agua.
  2. Cuando entre en ebullición añade las flores de aciano, y deja hirviendo 5 minutos.
  3. Pasado este tiempo, apaga el fuego, tapa y deja en reposo otros 5 minutos.

A la hora de aplicarlo sobre la piel, puedes empapar un poco de algodón y aplicarlo sobre aquellas zonas que desees tratar.

Imagen | D H Wright

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *