Belleza Belleza natural Consejos naturales Piel

Caolín para la piel

Propiedades naturales del caolín o calinita para la piel

Beneficios del caolín para la piel, e información sobre las propiedades cosméticas de la caolinita, un tipo de arcilla china con virtudes absorbentes y suavizantes.

El caolín (o carolinita) es el nombre con el que se conoce habitualmente a la arcilla china. Es originario de la colina de Kaoling, concretamente en la provincia Kiangsi, que encontramos en el sudeste de China (de ahí precisamente su nombre).

caolin y piel

Es un tipo de arcilla pura que en China tiende a utilizarse a la hora de elaborar recetas de belleza, sobretodo como sustituto de la tierra de batán (producto completamente natural, que se obtiene a partir de restos de algas unicelulares depositadas durante millones de años en zonas ganadas al mar).

Es de color blanco, que habitualmente se utiliza como agente absorbente en la belleza natural, y también industrialmente en la fabricación de porcelanas.

A pesar de que sea un tipo de arcilla originaria de China lo cierto es que en la actualidad es extraído en muchas partes del mundo, destacando también otros países como Japón o España.

Beneficios del caolín para la piel

Como ocurre con prácticamente todas aquellas arcillas que se utilizan sobre la piel, destaca por sus beneficios absorbentes, atrayendo la humedad. Por esta virtud principal es muy utilizada en la elaboración natural de desodorantes y polvos de talco.

Es ideal utilizado como mascarilla facial, especialmente si se deja actuar durante al menos 15 minutos, ya que ayuda a limpiar el cutis en profundidad, aportando luego suavidad y firmeza.

En lo que se requiere a su uso como ingrediente en cosméticos es capaz de mejorar las bases blancas para colores, ya que posee una textura suave y se adhiere a la piel con facilidad.

Puedes encontrar este tipo de arcilla china en herbolarios y tiendas de cosméticos naturales especializados. Su precio varía en función de su calidad y –claro está- de su lugar de procedencia original.

Imagen | Emanuele Longo

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *