¿Cómo hacer una cataplasma de arcilla? Descubre los pasos necesarios para poder hacer una cataplasma con arcilla, y aplicarla así sobre la piel.

cataplasma de arcillaLa arcilla (también conocido con el nombre popular de barro) es un elemento de origen natural constituido por minerales en forma de granos. Desde tiempos muy lejanos hasta el día de hoy, la arcilla era y continúa siendo utilizada por sus diferentes beneficios medicinales y embellecedores de la piel.

Pero aunque la arcilla en sí misma aporta en general interesantísimos beneficios y propiedades sobre la piel, dependiendo de la variedad de arcilla que se utilice sus virtudes serán similares pero en cierto sentido diferentes.

Recuerda que las variedades que actualmente puedes utilizar y encontrar fácilmente en el mercado son la arcilla blanca, arcilla roja, arcilla amarilla y arcilla verde.

Como ya descubríamos en nuestra nota dedicada a cómo usar la arcilla, los cataplasmas de arcilla pueden ser una opción ideal para aplicar este compuesto natural en determinadas zonas de la piel. Te desvelamos cómo hacerlo.

¿Cómo hacer un cataplasma de arcilla?

Es una opción sencilla a la hora de aplicar la arcilla sobre la piel pero de manera indirecta.

En primer lugar debes preparar el barro mezclándolo en un cuenco con un poco de agua, hasta que se mezclen bien y obtengas una pasta fácilmente manejable.

Coloca sobre la zona afectada o parte de la piel que desees tratar un trozo de tela o grasa, y aplica el barro. Puedes dejar actuando unos minutos, unas horas o bien toda una noche.

Finalmente cuando pase este tiempo, retira la gasa o tela y limpia con agua tibia.

Valora el artículo:

Hacer un comentario