Cataplasmas

Cataplasma de mostaza

Cómo hacer cataplasma de mostaza: descubre los pasos y la receta necesarios para elaborar una cataplasma de mostaza casera, fácilmente en casa.

Receta de cataplasma de mostazaLa mostaza comprende una serie o variedad de plantas cuyas semillas se utilizan popularmente en la cocina, con el objetivo de aromatizar y dar sabor a diferentes platos (habitualmente se utiliza en carnes). Fundamentalmente existen tres variedades: la mostaza parda (conocida con el nombre de Brassica juncea), la mostada negra (Brassica nigra) y la mostaza blanca (Brassica alba), aunque también podemos encontrarnos con otras especies.

No obstante, puede ser utilizada sobre la piel elaborando fácilmente en casa una cataplasma de mostaza; eso sí, por sus contraindicaciones y efectos secundarios, es recomendable que la mostaza nunca toque la piel directamente, ya que puede quemarla, causando ampollas y otros problemas cutáneos.

Respecto a los beneficios de la mostaza para la piel, actúa como antiséptico, calmante de dolores musculares y articulares, y además es útil para reducir el cansancio de los pies (cuando se realiza un baño de semillas de mostaza y agua templada o caliente).

A continuación te vamos a explicar cómo hacer una cataplasma de mostaza. Eso sí, recuerda que es fundamental que la mostaza no toque directamente la piel, y su uso no debe superar los 10 minutos.

Además, nunca debe ser aplicada sobre lugares sensibles de la piel, como la cara o los pezones. También se debe evitar su uso sobre heridas, pieles delicadas o irritadas y hematomas.

Cómo hacer cataplasma de mostaza

Ingredientes para la cataplasma de mostaza

  • 1 cucharadita de harina de mostaza
  • 1 cucharadita de agua

Preparación de la cataplasma de mostaza

Mezcla con agua tibia 1 cucharadita de harina de mostaza por 1 parte de agua, mezclando bien hasta formar una pasta.

Extiende la pasta en una tela de algodón, pero envuelta de tal forma que la pasta no entre nunca en contacto directo con la piel.

Aplica durante 10 minutos, sobre la espalda, tórax o la zona deseada a tratar.

Imagen | Will Humes

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *