Curiosidades Piel Salud Varios

Cómo afecta el tabaco a la piel

Consecuencias del tabaco en la piel

Consecuencias del tabaco en la piel: descubre cómo afecta fumar y el tabaco sobre la piel, uno de los mayores enemigos de la salud de ésta, que a su vez es reversible si se deja de fumar.

A pesar de que muchas personas conocen las diferentes consecuencias del tabaco sobre la salud, la realidad es que cada vez tiende a ser mayor el número de jóvenes que empiezan cada día a fumar.

tabaco y piel

Entre estas consecuencias más destacadas, nos podemos encontrar con que: en el aparato respiratorio ocasiona bronquitis, asmas, enfisema pulmonar o cáncer de pulmón, laringe y faringe. En el aparato digestivo puede causar cáncer de estómago y de boca, gastritis y acidez estomacal. En el aparato circulatorio aumenta la presión arterial y puede causar infartos de miocardio y anginas de pecho, insuficiencia cardíaca y arteriosclerosis. Y en el aparato genital ocasiona pérdida de libido, impotencia y una disminución de la fertilidad.

Pero lo que pocas personas saben a ciencia cierta es que también tiene consecuencias negativas en la piel, como ya vimos en nuestra nota relacionada con el hábito de fumar y las arrugas:

  • Reduce la producción de nuevo colágeno de forma drástica.
  • Aumenta la aparición de arrugas en la piel.
  • Con el paso del tiempo la piel se torna rugosa y grisácea.
  • Los labios y ojos se muestran rodeados de unas finas arrugas.
  • En las mejillas es fácil observar líneas superficiales y profundas.

El rostro del fumador

Muchos especialistas en Dermatología tienden a identificar la piel del fumador de forma fácil: su piel es rugosa, un tanto grisácea, se pueden observar unas arrugas finas alrededor de los labios y los ojos, líneas superficiales y profundas en las mejillas, y en los pómulos es posible observar los relieves óseos.

Es lo que los especialistas denominan como rostro del fumador, y no es sino un ejemplo de cómo el tabaco afecta a la piel.

Los daños del tabaco a la piel son reversibles

Aunque una persona haya permanecido años fumando, lo cierto es que el tabaco es el único factor nocivo que aunque afecte negativamente a la piel, tiende a ser un efecto reversible.

Esto se traduce en que a las pocas horas de que la persona haya dejado de fumar, su piel tiende a volverse más hidratada y tersa, dado que el propio organismo regenera las células cutáneas dañadas.

Imagen | Energetic Spirit

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *