Remedios

Cómo blanquear las uñas amarillas

Si tienes las uñas amarillas descubre en esta guía cómo blanquear las uñas fácilmente, limpiándolas bien y devolviéndoles ese color blanco tan saludable.

¿Tienes las uñas amarillas? Lo cierto es que son varias las causas que pueden influir en que tus uñas se tornen de color amarillento. Por ejemplo, una de las causas comunes es el consumo excesivo de tetraciclina, un antibiótico muy común.

También puede ser debido a una infección o a una condición médica conocida con el nombre del “síndrome de las uñas amarillas”, la cual consiste en una afección característica en la que las uñas se tornan amarillas, no poseen cutículas, crecen de forma lenta y se encuentran sueltas o flojas.

Blanquear las uñas amarillas

Por otro lado, la psoriasis y la diabetes pueden ser otra causa relacionada. En el caso de la psoriasis lo habitual es que se formen hoyos en la superficie de las uñas, y que aparezcan manchas de color amarillo-marrón. Mientras que, en el caso de la diabetes, puede ser causado por una reacción de proteínas de glucosa en el cuerpo.

No obstante, la causa más común es es el uso de esmaltes de uñas de colores oscuros, los cuales tienden a manchar las uñas y cambiar su coloración, sobretodo si se utilizan de forma prolongada.

Blanquear las uñas amarillas, paso a paso

1. Límpialas bien

En primer lugar es aconsejable limpiar tus uñas de esmaltes y pintauñas, evitando utilizar cualquier tipo de producto cosmético sobre las mismas durante una semana. De esta forma ayudarás a que se oxigenen y se regeneren.

2. Pule las uñas

Con ayuda de una lima pule tus uñas, con movimientos suaves y siempre en dirección de la base hacia afuera. Así conseguirás abrir los poros de la uña.

3. Blanquea las uñas

Con ayuda de bicarbonato de sodio. Para ello mezcla en un bol a partes iguales un poco de agua y bicarbonato de sodio, formando una pasta. Luego moja un algodón y aplícalo sobre las uñas, dejándolo actuar entre 15 a 20 minutos.

Si no tienes bicarbonato de sodio puedes sustituirlo por zumo de limón recién exprimido.

4. Vuelve a limpiarte las uñas

Con ayuda de un cepillo de limpieza de uñas y pasta de dientes blanqueadora, aplícatela sobre las uñas y límpialas bien con movimientos suaves. Finalmente aclara con agua, sin dejar actuar.

5. Hidrata tus uñas con áloe vera

Para acabar sólo debes hidratar tus uñas. Para ello aplícate un poco de gel de áloe vera sobre las uñas, dejando actuar hasta que el gel se seque. De esta forma conseguirás hidratar las uñas, regenerarlas, protegerlas de agentes externos y además purificarlas.

Imagen | Amy

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *