Depilación

Cómo depilarte con azúcar y limón

La depilación con azúcar y limón es una técnica o método de depilación natural, muy popular y común desde tiempos muy antiguos. Descubre cómo hacer la depilación con pasta de azúcar y limón.

¿Sabías que la depilación a base de azúcar se realiza en muchos países asiáticos y orientales? En estos países se caracteriza por ser una de las técnicas caseras de depilación de elección. De hecho, nos encontramos ante un método de depilación muy utilizado desde la antigüedad, que ya encontramos en el Antiguo Egipto, donde era habitual la depilación con azúcar para que las mujeres se mantuvieran bellas.

La técnica casera popular de depilación consiste simplemente en elaborar una especie de pasta de azúcar, a la que se añade un poco de agua y zumo de limón natural. Lo cierto es que su preparación es muy sencilla, sobre todo si tenemos en cuenta las distintas cualidades que aporta.

Depilación con azúcar y limón

Cómo hacer la pasta de depilación de azúcar y limón

Para hacer esta pasta sólo necesitas 2 tazas de azúcar blanca, 1 taza de zumo de limón y media taza de agua. Pon todos los ingredientes en un cazo y calienta a fuego suave, revolviendo la mezcla con ayuda de una cuchara de madera constantemente.

Con ayuda de un termómetro de cocina debes controlar que la temperatura no supere los 120º C. Cuando la mezcla alcance esta temperatura baja el fuego, continúa removiendo y controla que no rompa a hervor.

Luego retira la mezcla del fuego y deja que adquiera temperatura ambiente y que se enfríe un poco, de esta manera evitarás quemarte cuando la mezcla entre en contacto con tu piel.

Cómo depilarte con la pasta de azúcar y limón

Cuando la mezcla de azúcar y zumo de limón haya adquirido temperatura ambiente corta tiras de tela de algodón no muy gruesas, y resérvalas hasta su uso.

Con ayuda de una espátula ponte un poco de la pasta de azúcar en aquellas zonas donde vayas a depilarte, espárcela con cuidado y cuando ésta se enfríe retírala en sentido opuesto al crecimiento del vello, ayudándote con una de las tiras de algodón.

Si te ha sobrado pasta puedes reservarla y volverla a recalentar de nuevo. Para ello es necesario que la conserves en un lugar fresco y seco.

Imagen | Karen Booth

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *