Para los pies

Cómo eliminar los callos con bicarbonato de sodio

¿Tienes callos en los pies o en las manos? Si es así puedes eliminarlos naturalmente con bicarbonato de sodio. Te explicamos cómo conseguirlo con este remedio casero.

Aunque no lo creas en realidad la mayoría de las personas tienen callos, sobre todo en los pies fundamentalmente por el roce del calzado, pero también en las manos dependiendo especialmente del trabajo y de las diferentes actividades que lleve a cabo y que realice la persona cada día. Básicamente consisten en capas de la piel engrosadas, las cuales aparecen como consecuencia de la repetida fricción o presión en aquellos puntos del cuerpo o zonas donde estos surgen.

Entre sus causas más comunes nos encontramos sobre todo con la presión o fricción en la piel, de ahí que aparezcan especialmente en los pies, concretamente a un lado o en la parte de arriba de un dedo del pie. ¿Y por qué? Básicamente por el calzado, el cual no se ajusta bien al pie. Es más, a pesar de lo que pueda llegar a pensarse, ¿sabías que en realidad este engrosamiento de la piel trata de proteger la piel? Por ello surgen también en las manos, cuando realizamos alguna actividad en el trabajo que supone un uso extensivo de ellas (como por ejemplo carpinteros o albañiles).

Callos en los pies

Sea como fuere, debemos tener en cuenta desde un primer momento que los callos en absoluto son una afección grave, pero sí pueden resultar molestos si el callo es muy grande, o incluso muy poco estético si aparece en zonas más visibles de la piel (como por ejemplo en las manos, o incluso aunque salgan en los dedos de los pies, pero son más visibles cuando nos ponemos zapatillas o chanclas).

En lo que se refiere a los diferentes y distintos tratamientos que existen para eliminar los callos, especialmente de forma natural, podemos encontrarnos con diferentes opciones. El uso de parches para callos puede ayudar a proteger la piel, pero también podemos optar por otros tratamientos más naturales, como por ejemplo es el uso del bicarbonato de sodio.

¿Qué es el bicarbonato de sodio? ¿En qué consiste?

Es bastante posible que en la despensa de tu cocina tengas bicarbonato de sodio (también conocido popularmente con el nombre de bicarbonato sódico). Consiste en un polvo de color blanco que encontramos de manera natural, y que también se produce de forma industrial.

Bicarbonato de sodio

Se utiliza sobre todo en la cocina, aunque en los últimos años se han ido conocido diferentes estudios que han constatado las distintas y diferentes propiedades saludables que aportaría su consumo regular cuando es combinado con jugo de limón. Eso sí, debido a su contenido en sodio no se aconseja su consumo en personas con hipertensión o con problemas de corazón.

Remedio natural para eliminar los callos con bicarbonato sódico

Con bicarbonato sódico es posible elaborar un remedio natural sencillo muy útil para eliminar los callos de forma totalmente natural.

Remedio para eliminar callos

Ingredientes que necesitas:

  • 1 recipiente grande (donde te quepan los pies). Por ejemplo, una palangana
  • 4 cucharadas de bicarbonato de sodio
  • 1 litro de agua (caliente)
  • Un poco de aceite de coco
  • Piedra pómez

Pasos para preparar el remedio para eliminar los callos:

En primer lugar, antes de preparar el remedio, es importantísimo que laves bien tus pies con agua y jabón neutro. De esta forma conseguirás eliminar la suciedad que puedes tener en la piel.

Luego calienta agua en cantidad suficiente como para llenar el recipiente y poder cubrir tus pies por completo. Cuando esté caliente añade a la palangana o recipiente escogido. Ahora vierte el bicarbonato de sodio y remueve un poco con la misma cuchara para ayudar a disolverlo mejor.

Descubre cómo usar la piedra pómez para los callos.

Introduce tus pies en el recipiente y sumérgelos en el agua, dejándolos reposar durante al menos 20 minutos.

Pasado este tiempo saca tus pies del agua y con ayuda de una piedra pómez frota tus talones y aquellas zonas donde hayan aparecido callos. Vuelve a lavarte los pies un poco en el agua con bicarbonato, sécatelos y aplícate un poco de aceite de coco.

Si lo deseas es aconsejable que repitas este tratamiento natural al menos una o dos veces por semana.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *