Jabones

Cómo hacer jabones naturales en casa

¿Quieres hacer jabones artesanales y completamente naturales en casa? Te explicamos los ingredientes y los pasos necesarios para elaborarlos fácilmente con ingredientes cien por cien naturales.

Aunque el jabón se inventó hace aproximadamente tres mil años, en Mesopotamia realizaban tablillas de arcillas sumerias que mencionaban cómo elaborarlos, y los fenicios los fabricaban con sosa cáustica y aceite de oliva, la realidad es que hemos perdido el hábito de hacer jabones naturales. Tiende a ser más cómodo comprarlos en el supermercado, todo ello sin pararnos en las consecuencias que para nuestra piel tiene el uso de jabones y geles industriales: generalmente están hechos de productos químicos fuertes, pudiendo causar irritación y reacciones alérgicas, alterar el pH normal de la piel, reducir la naturaleza ácida de nuestra piel y su contenido de humedad, pueden dejar residuos en la piel y además reducen el factor natural de hidratación.

Jabones naturales

Sin embargo, como contrapartida, los jabones artesanales elaborados únicamente con ingredientes cien por cien naturales (simplemente con aceite de oliva o de almendras, agua, extractos y aceites de plantas y sosa cáustica) mantienen la glicerina eliminada en la producción industrial del jabón, una sustancia humectante que ayuda a mantener una correcta hidratación de la piel y retener su humedad en su justo término.

A la hora de elaborar el jabón natural en casa es importantísimo que utilices guantes largos (que te cubran los brazos hasta los codos) y mascarilla, precisamente por el uso de la sosa cáustica, para lo cual hay que extremar las precauciones.

Ingredientes para hacer jabón natural

  • 1 litro de aceite de oliva (o de almendras). Puedes utilizar aceite reciclado
  • 200 gr. de sosa cáustica
  • 1 litro de agua
  • Aceite esencias
  • 2 cucharadas soperas de sal

Pasos para hacer el jabón natural

  1. En un recipiente pon el agua.
  2. Si deseas añade alguna especia o infusión de plantas al recipiente con agua.
  3. Diluye la sosa cáustica.
  4. Añade las dos cucharadas soperas de sal.
  5. Remueve bien, con cuidado.
  6. Deja que se enfríe (ten cuidado, ya que estará muy caliente por la reacción de la sosa cáustica).
  7. Cuando esté frío añade el aceite de oliva o de almendras.
  8. Remueve bien con ayuda de una cuchara de madera, siempre en la misma dirección.
  9. Pon el recipiente al fuego, hasta que hierva.
  10. Pasa el contenido a los moldes.
  11. Deja enfriar hasta que el jabón se endurezca en los moldes y puedas desmoldarlos.

Imagen | pabadoo

Vía | El Blog de Tere

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *