Compresas

Compresa de árnica para los moratones

La árnica aporta beneficios calmantes contra los moratones o moretones. Descubre cómo hacer una compresa de árnica medicinal, y calmante.

Es habitual que en algún momento del día, por algún accidente leve o un tropiezo, nos hagamos algún que otro moratón (también conocido con el nombre de moretón) o hematoma.

compresa de arnica

Aparece habitualmente como consecuencia de algún pequeño golpe, el cual rompe pequeños capilares o vasos sanguíneos debajo de la piel, lo que provoca una acumulación de sangre, de ahí que la piel tome color morado-azulado (que adquiere después del primer momento).

El hematoma o moratón desaparece a los pocos días, gracias a que nuestro cuerpo actúa naturalmente para reabsorberlo: en un primer paso la hemoglobina se transforma en biliverdina (de manera que el hematoma adquiere color verdoso). Finalmente, la biliverdina se convierte en bilirrubina (color amarillo), que pasa lentamente a la sangre unida a proteínas.

Aunque el moratón o moretón desaparece poco a poco, puede ser útil que en casa nos apliquemos un sencillo remedio casero, consistente en una compresa de árnica.

Cómo hacer una compresa de árnica para los moratones

Ingredientes

  • 1 cucharadita de árnica
  • 1 taza de agua
  • 1 compresa

Preparación

En primer lugar hierve el equivalente a una taza de agua junto con la árnica, dejando hervir durante 5 minutos.

Pasado este tiempo, apaga el fuego, tapa y deja en reposo hasta que se enfríe.

Empapa la compresa en la infusión preparada y aplícala sobre el moretón, dejando actuar 15 minutos.

Imagen | pellaea

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *