El cabello es uno de los componentes fundamentales de la belleza exterior de cada persona, no es lo mismo salir a la calle con el cabello sucio y poco arreglado que con el cabello limpio y recogido de forma natural.

chica03

Que nuestro cabello sea liso, rizado, graso o seco viene desde un principio determinado por los genes de cada uno, sin embargo los poderes externos que irradian en el, son influencias que tambíen determinan que nuestro cabello cambie.

El estar bajo un estado de ánimo determinado, la ingesta de medicación, padecer estrés, los niveles hormonales, la falta de nutrientes en la alimentación y otros tantos factores también son terminantes en la textura y tipo del cabello.

Consejos para cuidar el cabello

Para saber si la textura de nuestro cabello es fina o gruesa podemos distinguirlo en la forma que se nos rompe o se nos cae el pelo.

Si precisa de mucho esfuerzo arrancar o romper un pelo, tu tipo de pelo es grueso, pues aguanta al esfuerzo de caída, por el contrario si se cae fácilmente y no se precisa de mucha fuerza, el tipo de pelo que tienes es fino.

Hemos de tener en cuenta que durante las estaciones del año, el cabello sufre afectándo a su brillo, fuerza y resistencia a otros agentes.

Podemos sentir como el cabello se reseca con las bajas temperaturas, por lo que aconsejamos utilizar champús y acondicionadores que hidrante lo suficiente.

En verano, el pelo se encrespa con la exposición al calor y el Sol, por lo que utilizar champús y mascarillas suaves beneficiará mucho al cabello.

Para ayudar al cabello a mantener el brillo natural, la hidratación adecuada y la resistencia necesaria recomendamos:

  • Optar por mascarillas herbales, podemos lavarnos el cabello con manzanilla, salvia, caléndula, romero siempre y cuando teniendo en cuenta el tipo de cabello que tengamos.
  • Cepillar el cabello diaramente, así conseguiremos que se oxigene y respire, lo cepillaremos en todas las direcciones utilizando un cepillo de madera.
  • Alimentación adecuada, carente de toxinas y rica en nutrientes como los productos integrales, verduras crudas y frutas, intentar comer lo menos posible azúcar refinada y grasas saturadas.
  • Alimentos adecuados para el cabello: brotes de soya o alfalfa, yema de huevo, espárragos y germinados de cereales; son un buen ejemplo de alimentos que podemos incluir en nuestra dieta.

Por último, nos referiremos a lo que no se debe hacer para cuidar nuestro cabello:

  • Utilizar cepillos sucios, pues puede contraer infecciones.
  • Cepillar el cabello agresivamente.
  • Sentirnos estresados afecta negativamente al cabello.
  • Tomar el Sol con el pelo al descubierto, cubrirlo con una gorra o pañuelos es lo más adecuado.
  • Dormir con el pelo recogido o con peinados.
  • Los tintes y colores habituales resecan mucho el cabello.

También pueden gustarte...

3 comentarios

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *