Protección de la piel

Cuándo usar el protector solar

El uso del protector solar es siempre recomendable, incluso cuando no vamos a tomar el sol. Para hacerlo como es debido, descubre cuándo utilizar el protector solar.

El protector solar es un producto cuyo fin es el de proteger la piel de la radiación UV. ¿Cómo? Muy sencillo: absorbiéndola, reflejándola o dispersándola. Generalmente son lociones, geles o sprays que ayudan a evitar o disminuir las quemaduras solares como consecuencia de la exposición del sol. Eso sí, debemos tener en cuenta un dato importantísimo y fundamental: ningún protector solar ofrece una protección del 100%.

Los protectores solares se utilizan habitualmente durante los meses de verano, y sólo exclusivamente cuando vamos a tomar el sol, por ejemplo cuando nos encontramos en la playa o en la piscina. Pero se trata de un completo error, dado que cuando salimos a la calle e incluso en invierno, cuando pasamos largos ratos en el campo, los rayos ultravioleta aún continúan llegándonos. Es más, a diferencia de lo que erróneamente se piensa, también podemos quemarnos cuando el cielo está nublado.

Uso del protector solar

Por ello, debemos tener siempre en cuenta una recomendación básica: se debe utilizar protector solar siempre que salgamos de casa, más aún, cuando vayamos a estar varias horas al aire libre, ya sea paseando por la calle, en una terraza tomando algo fresco o cuando vamos al campo. Y no solo en verano, también en otoño y en invierno, aún a pesar de que el cielo se encuentre nublado, haya frío, y creamos que la acción de los rayos ultravioleta no pudieran ser igual de peligrosos que en los días más calurosos del año.

Cuando vamos a tomar el sol

Por ejemplo, si vas a tomar el sol es aconsejable aplicarte el protector solar entre 30 minutos a 2 horas antes de la exposición. Además, es recomendable volverlo a aplicar de nuevo después de haber entrado en el agua (cuando estamos en la playa o en la piscina), cuando el protector se haya transpirado en gran cantidad, o bien cada 2 horas cuando nos encontremos fuera del agua.

Cuando vamos a estar al aire libre, aunque no tomemos el sol

Suele ser un error no tomar la precaución de aplicarnos protector solar en otoño e invierno, porque precisamente no vamos a tomar el sol de la misma forma que sí lo hacemos de manera directa cuando estamos en la playa o en la piscina.

¿Cuándo usar el protector solar?

Por tanto, la clave está en aplicarnos el fotoprotector solar siempre que vayamos a salir a la calle, y sobre todo, cuando vayamos a estar varias horas al aire libre. En estos casos sólo es necesario aplicarnos protector solar en el rostro y en aquellas zonas que puedan estar más expuestas, como los brazos (si no hace suficiente frío y sólo tenemos una camiseta o una blusa de tiros).

Imágenes | bark / Laurel F

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *