¿Cómo cuidar las axilas para disfrutar de unas axilas saludables? La higiene corporal diaria es fundamental, sobretodo porque la humedad propia de las axilas predispone a que bacterias y hongos campen a sus anchas.

¿Cómo cuidar las axilas para disfrutar de unas axilas saludables? La higiene corporal diaria es fundamental, sobretodo porque la humedad propia de las axilas predispone a que bacterias y hongos campen a sus anchas.

Ahora que nos encontramos a las puertas del verano, y que muchas mujeres se encuentran en plena operación bikini (también muchos hombres, todo hay que decirlo), es habitual que por estas personas muchas personas se preocupen por cuidar su figura y su apariencia estética más que de costumbre.

cuidad axilas

En el caso de las axilas no debemos olvidarnos de algo fundamental: la humedad habitual de esta zona de nuestro cuerpo favorece la aparición de bacterias y hongos.

De ahí que tener bien presente ya no solo cómo cuidar las axilas, sino como tener unas axilas saludables se convierte en algo fundamental, que siempre debe formar parte de nuestra higiene corporal diaria.

Cuidar las axilas: consejos y trucos sencillos

Precisamente dentro de nuestra propia higiene corporal diaria, y para evitar la aparición de hongos y bacterias en nuestras axilas, es fundamental mantener una buena y correcta higiene de las axilas.

Una buena recomendación es lavar las axilas con agua y jabón al menos una vez al día. Esto nos ayudará, por un lado, a eliminar las bacterias que se hayan podido acumular, y evitar que huela mal.

La utilización de desodorantes y desodorantes antitranspirantes es siempre recomendable, dado que contienen sustancias capaces de matar las bacterias, impidiendo a su vez que el sudor cause mal olor.

En el caso de los desodorantes antitranspirantes, por ejemplo, son capaces incluso de reducir la producción de sudor gracias a que obstruyen los poros de la piel.

También podemos adquirir absorbentes de olores, que contienen sustancias que retienen las moléculas responsables del olor corporal, las cuales son producidas a su vez por las bacterias.

Pasos para cuidar tus axilas

1) Lava tus axilas con agua y jabón al menos una vez al día (sin contar con la ducha o el baño diario).

2) Escoge un desodorante o uno antitranspirante y aplícalo siempre que laves tus axilas.

3) Si lo prefieres, puedes utilizar un absorbente de olores.

Imagen | ElvertBarnes

Valora el artículo:

Hacer un comentario