Hace ya algunos días nos pudimos ocupar de los distintos tipos y clases de cutis, conociendo que existen diversas clases de cutis dependiendo de la propia piel facial en sí.

Sensual and Fresh

En aquel artículo, supimos de la existencia del cutis normal, cutis seco, cutis graso, cutis acneico, cutis mixto o cutis atono, por citar solo algunos ejemplos de los más comunes.

Sin embargo, en la jornada de hoy nos vamos a enterar de cuáles son las características básicas de un cutis denominado como cutis normal, también llamada “eudérmica”.

Características del cutis normal

La piel normal, denominada también con el nombre de “eudérmica”, suele o tiende a tener un aspecto de piel flexible, tersa, fina y ciertamente suave, siendo similar al tacto –por ejemplo-, a la de un niño.

Su aspecto sano, natural y agradable pone en evidencia que existe en este cutis una buena circulación sanguínea, presentando unos poros diminutos, muy cerrados, algo que impide la formación de espinillas o absolutamente cualquier otra clase de impurezas.

El cutis normal es propio de aquellas personas que poseen un funcionamiento glandular correcto, un metabolismo equilibrado y un sistema circulatorio regular.

No tiende ni a ser ni muy grasa ni muy seca, aunque es ligeramente grasienta en la barbilla y en la nariz por regla general.

2 comentarios a este artículo

Hacer un comentario