Infusiones

Infusión de cola de caballo y alcachofa para la celulitis

La infusión de cola de caballo y alcachofa es una bebida natural con beneficios para la celulitis. Descubre sus propiedades anticelulíticas y cómo prepararla en casa.

La celulitis consiste en un conjunto de alteraciones tanto anatómicas como funcionales que afectan a muchos tejidos, el cual es conocido médicamente con los nombres de lipoesclerosis o paniculopatía edematofibroesclerótica. Se manifiesta con una modificación del tejido adiposo, así como una alteración del sistema periférico venoso linfático, que externamente da como resultado la aparición de la llamada como piel de naranja.

Explicado de forma más sencilla, consiste en la inflamación del tejido celular que se encuentra bajo la piel, acumulándose tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo, lo que forma nódulos adiposos de grasa, sobre todo en los muslos y en la región glútea, aunque también puede aparecer en el abdomen. Se la conoce precisamente como piel de naranja porque aparece como una textura irregular en la piel que recuerda mucho a la textura que tienen las naranjas.

Té de alcachofa y cola de caballo para la celulitis

Se estima que alrededor de un 90% de las mujeres tienen algún grado de celulitis, independientemente de la edad o del peso que tengan. De hecho, como manifiestan muchos especialistas, afecta casi exclusivamente a las mujeres a partir de su primera menstruación, aunque es cierto que los hombres también pueden sufrirla (aunque en estos casos son más bien raros, y se encuentran ligados a problemas de obesidad o de retención de líquidos).

A la hora de tratar la celulitis de forma natural es posible hacerlo no solo de manera interna utilizando determinados productos naturales y recetas de belleza natural sobre la piel, sino también de manera interna. Es en este punto donde destacan dos ingredientes naturales de reconocida acción anticelulítica: la cola de caballo y la alcachofa.

Los beneficios de la alcachofa y la cola de caballo contra la celulitis

A la hora de tratar y reducir la celulitis siempre debemos fijarnos en plantas medicinales que ayuden a eliminar los líquidos y que eviten precisamente la acumulación de líquidos en nuestro organismo. Precisamente ésta es una de las principales funciones de la alcachofa y de la cola de caballo, que trabajan muy bien de forma conjunta para combatir la retención de líquidos, lo que ayuda a la hora de reducir la inflamación de forma natural.

alcachofas

De hecho, la cola de caballo destaca por su potente efecto diurético y por su alto contenido en minerales, sobre todo potasio, que ayudan a potenciar la capacidad de nuestro organismo para eliminar los líquidos retenidos.

cola-de-caballo

Como vemos, son dos opciones naturales maravillosas que no solo ayudan contra la celulitis, sino que también ayudan a desintoxicar nuestro cuerpo, eliminando toxinas y protegiendo determinados órganos fundamentales en el proceso de desintoxicación del organismo, como es el caso del hígado.

Cómo preparar la infusión de alcachofa y cola de caballo para la celulitis

Como verás a continuación, la preparación de la infusión es sumamente sencilla y fácil. Te indicamos qué ingredientes necesitas y los pasos a seguir.

Ingredientes necesarios:

  • 1 alcachofa entera
  • 1 cucharadita de cola de caballo
  • Agua (suficiente para cocer la alcachofa) + 1 taza de agua
  • Unas gotas de zumo de limón

Pasos para preparar la infusión:

Lava la alcachofa bien, córtala en trozos y realiza una decocción, cociéndola durante 10 minutos, o hasta que esté blanda. Mientras, pon agua en un cazo y prepara la infusión de cola de caballo: justo cuando empiece a hervir apaga el fuego, añade la cola de caballo, tapa y deja en reposo hasta que la alcachofa esté cocida.

Finalmente retira la alcachofa y cuela la cola de caballo, para mezclar el agua de alcachofa y la infusión de cola de caballo en una taza. Para terminar parte un limón por la mitad y exprímelo un poco con las manos para añadir algunas gotitas en la infusión.

Puedes tomar esta infusión de 2 a 3 veces al día durante 2 semanas, luego descansa otras 2, y vuelve a comenzar de nuevo.

Imágenes | ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *