Mascarillas

Mascarilla casera para la rosácea

Receta de mascarilla ideal para la rosácea. Descubre cómo hacer una mascarilla beneficiosa para las venillas rojas que aparecen en el rostro.

Tal y como te explicábamos en un anterior artículo (en el que te respondíamos a la pregunta qué es la rosácea), la conocida popularmente con el nombre de rosácea es una enfermedad común y crónica, la cual afecta en la actualidad a millones de personas en todo el mundo, y cuyas causas no han sido identificadas del todo, aunque muchos especialistas coinciden en señalar que existe cierta predisposición genética, por lo que existiría una condición hereditaria.

Sus síntomas son tan claros como característicos: telangiectasias (arañas vasculares con dilataciones de capilares pequeños y de los vasos superficiales), pápulas, pústulas, enrojecimiento ocular, picazón, ardor y quemazón.

Mascarilla para la rosácea

Aunque no existe cura para la rosácea sí existen tratamientos médicos que ayudan a aliviarla y mejorarla, tanto para la piel como para los ojos. Fundamentalmente el tratamiento para la piel se basa en el uso de antibióticos sobre la misma (o bien tomados por vía oral), mientras que para los ojos se recomienda utilizar un limpiador de párpados. Desde un punto de vista de la medicina más natural es posible preparar en casa una mascarilla que ayuda a mejorarla y calmarla. A continuación te explicamos cómo elaborarla.

Cómo hacer una mascarilla para la rosácea

Ingredientes

  • 1 cucharada de levadura de cerveza
  • 1 cucharada de huevo
  • 1 cucharada de germen de trigo
  • 1 cucharada de aceite de germen de trigo

Preparación de la mascarilla para la rosácea

  1. En un bol mezcla una cucharada de cada uno de los ingredientes mencionados: huevo, levadura de cerveza, germen de trigo y aceite de germen de trigo.
  2. Una vez mezclados bien la mascarilla estará lista.

Cómo usar la mascarilla casera para la rosácea

Es tan sencillo como aplicarte la mascarilla por el rostro y dejar actuar durante 15 a 20 minutos. Luego deberás aclarar con agua tibia.

Imagen | eddie welker

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *