Propiedades de la menta para la piel, e información sobre cuáles son los beneficios curativos y medicinales que aporta la hierbabuena para la belleza más natural.

La menta probablemente sea una de esas plantas conocidas por la mayoría de las personas, no solo por ser un ingrediente habitual desde tiempos inmemoriales en la elaboración de diferentes remedios caseros y naturales, sino también como opción natural para el tratamiento y cuidado de la piel.

Menta para la piel

Es una planta conocida científicamente con el nombre de mentha o mentha piperita, perteneciendo a un género de hierbas muy apreciadas por su aroma refrescante, de ahí que sea un ingrediente adecuado en la elaboración de diferentes recetas de belleza naturales.

Son plantas herbáceas perennes, realmente aromáticas, que pueden llegar a alcanzar el metro de altura, con flores de diferentes colores, que van desde el blanco al púrpura intenso.

Beneficios de la menta para la piel

Su aceite es especialmente rico en trementina y mentol, de ahí que sea una planta muy utilizada en la elaboración de aceites para masaje, sobretodo cuando existen determinadas lesiones deportivas, ya que actúa como refrescante de la piel. Por este motivo principalmente es usada a su vez en la elaboración de pastas de dientes, por su cualidad a la hora de refrescar la boca, sensibilizar las encías y aliviar el dolor de muelas.

Como vemos, por tanto, la menta puede ser utilizada como aromatizante en la preparación de aceites, cremas y perfumes. O también como aceite exclusivamente para masajes.

Cómo hacer infusión de menta para la piel

Ingredientes

  • 1 a 2 cucharaditas de menta
  • 1 taza de agua

Preparación

  1. Hierve en un cazo el equivalente a una taza de agua.
  2. Cuando empiece a hervir añade la menta y deja hirviendo durante 5 minutos.
  3. Pasado este tiempo, apaga el fuego, tapa y deja en reposo otros 5 minutos.
  4. Finalmente cuela, deja enfriar, y empapa una compresa. Aplica sobre la piel.

Imagen | FelinusNoir

Valora el artículo:

Hacer un comentario