Curiosidades

Para qué sirven los astringentes y cuáles son sus usos en la piel

¿Qué son los productos astringentes, para qué sirven y cuáles son sus principales usos sobre la piel? Si quieres descubrir más sobre ellos te desvelamos todo lo que necesitas saber.

Es bastante probable que en algún momento te hayas encontrado con productos con acción astringente especialmente desarrollados o concebidos para el cuidado de la piel, o incluso con distintos remedios y recetas astringentes elaboradas con el fin de limpiar, refrescar y cuidar la piel de forma total y completamente natural. Es el caso del agua de hamamelis o la infusión de perejil, dos maravillosos remedios naturales que ayudan precisamente a la hora de refrescar nuestra piel.

Y es que los astringentes, al igual que los tónicos, destacan por ser productos muy demandados tanto en cosmética como en la belleza más natural con un fin claro: ayudar a refrescar la piel, limpiarla y hidratarla de forma fácil, eficaz y efectiva. Pero vayamos por partes.

Para qué sirven los astringentes

¿Qué es y en qué consiste un astringente? ¿Para qué sirve? Lo cierto es que los astringentes son agentes de base acuosa que presentan diferentes utilidades o fines cuando son aplicados sobre la piel. Por ejemplo, ayudan a equilibrar el pH de la piel, son adecuados para hidratarla de forma fácil y sencilla, son muy útiles para retirar el exceso de aceite y sudor presente en la piel, y sobre todo, son aconsejados para eliminar los distintos residuos que las cremas limpiadoras han dejado sobre el rostro.

Por lo general los productos o recetas astringentes tienden a ser algo más fuertes que los productos tónicos, que más bien son usados con fines refrescantes. Es decir, mientras que los astringentes cuentan con una amplia diversidad de funciones (sobre todo hidratantes y limpiadoras), en el caso de los tónicos solo son utilizados para refrescar la piel. No obstante, no debemos confundirnos, puesto que aunque cumplen las mismas funciones su utilización dependerá del tipo de piel que tengamos.

Por ejemplo, un astringente es ideal para pieles mixtas, grasas o normales. Mientras que un tónico es más adecuado para pieles secas, sensibles, normales o deshidratadas.

Una opción excelente a la hora de disfrutar de sus beneficios en el cuidado y limpieza de la piel es optar por astringentes herbales, totalmente naturales, que podrás encontrar en herbolarios y tiendas especializadas, o prepararlos nosotros mismos en casa. ¿Por qué? Muy sencillo: la mayoría de astringentes comerciales contienen alcohol isopropílico y también muchos de ellos acetona, un potente disolvente sintético que como sabrás encontramos en los productos para eliminar el esmalte de las uñas, pudiendo dañar la piel.

¿Cómo conservarlos en casa?

Cuando has elaborado un astringente en casa, y aún no lo has utilizado o te ha sobrado un poquito para un siguiente uso, lo más recomendable es almacenarlos en el frigorífico, y preferiblemente utilizarlos en el plazo de una semana. De esta forma conseguirás mantener su frescura, cualidades y beneficios prácticamente intactos.

Sin embargo, si has optado por adquirir un astringente comercial solo tendrás que seguir las indicaciones expuestas en el envase para su adecuada conservación y almacenaje.

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *