piel-roja-invierno En un anterior artículo te exponíamos que, cuando llegan las estaciones más frías del año, un buen número de personas tienden a no tener en cuenta la protección solar en otoño e invierno.

Ello se debe a que piensan que, cuando el cielo se encuentra nublado y llueve, los rayos ultravioletas del sol pueden no afectar a su piel como lo haría teóricamente en verano.

Sin embargo, ésta es una idea errónea que piensan muchas personas, ya que el sol puede incluso ser más nocivos cuando el cielo se encuentra nublado.

No hay duda que en invierno también debemos cuidar nuestra piel. Más particularmente, no solo debemos proteger la piel con protector solar, sino que cuando pasamos de un ambiente frío a un ambiente cálido (por ejemplo, cuando pasamos de la calle al calor de nuestro hogar), es posible que la piel se torne roja, principalmente porque la couperosis (venitas rojas que aparecen en las aletas de la nariz y en las mejillas) puede agravarse.

Cómo evitar la piel roja en invierno

Cuando pasamos de un ambiente principalmente frío a uno más cálido, es posible que las mejillas de muchas personas se tornen rojas.

Ello se debe a que la couperosis (venitas rojas que aparecen en las aletas de la nariz y en las mejillas) puede llegar a agravarse.

En este sentido, podemos evitar la piel roja en invierno con la ayuda de cremas especialmente indicadas para pieles sensibles, ya que no solo neutralizarán las rojeces, sino que ayudarán a disimular el color rosado del rostro.

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *