La salud de la piel

Por qué aparecen lunares rojos en la piel

Los lunares rojos pueden aparecer en la piel y en muchos casos no son peligrosos. Descubrir por qué aparecen y conocer más sobre ellos te ayudará a la hora de conocer sus causas.

Cualquier cambio que se produzca en nuestra piel suele alarmarnos más o menos. Y es que hay personas que tienden a fijarse más que otras, de manera que suelen advertir la presencia de algún lugar nuevo casi prácticamente desde el mismo momento en el que aparece, y otras que simplemente no se dan cuenta de ello. Si se trata de un lunar o un cambio benigno no pasa nada, pero el problema precisamente lo encontramos cuando ocurre todo lo contrario.

¿Alguna vez has encontrado en tu piel un lunar rojo? De ser así es bastante posible que te hayas alarmado o preocupado, o que, al menos, hayas sentido curiosidad sobre qué es, en qué consiste y sobre todo por qué aparece.

Lunar rojo

¿Qué son los lunares rojos y por qué aparecen en la piel?

Los lunares rojos son médicamente conocidos como angiomas o nevus rubi. Se producen habitualmente como consecuencia del crecimiento de un vaso sanguíneo presente en la piel.

Aparecen sobre todo con la edad, común y habitualmente entre los 20 y los 30 años de edad, y son especialmente comunes en aquellas personas que tienen la piel blanda. ¿Los lugares donde suelen hacer acto de aparición? Destacan normalmente zonas como el cuello, espalda y tórax, y en menor medida rostro, pecho y brazos.

Aunque se tratan de lunares normales, no suponen ningún tipo de riesgo ni preocupación si no se han manifestado en grandes cantidades y sólo tienes uno o dos. En caso contrario pueden ser un indicativo de alguna determinada condición o problema de salud, que debe ser investigado. Así, por ejemplo, cuando aparecen rápidamente, de forma repentina y en cantidades importantes, pueden ser un síntoma de algún trastorno o problema con el hígado o con los intestinos, comúnmente debido a una acumulación de toxinas por haber seguido una dieta poco adecuada.

Lunar rojo

También pueden aparecer durante el embarazo como consecuencia de los cambios hormonales. Sin embargo, una vez finaliza la gestación y nace el bebé suelen desaparecer con el paso del tiempo. Por este motivo, pueden surgir en mujeres con desórdenes hormonales, motivo por el cual no solo es aconsejable visitar al dermatólogo sino también al ginecólogo para una revisión de rutina.

No obstante, si el lunar rojo crece de forma acelerada y posee varios colores o bordes irregulares es importantísimo acudir rápidamente al dermatólogo, quién lo analizará y llevará a cabo una revisión médica detallada.

Imágenes | iStock

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *