Productos de belleza

Qué es un exfoliante y para qué sirve

Los exfoliantes son productos útiles para exfoliar la piel, que ayudan a la hora de eliminar las células muertas y rejuevenecer la piel. Descubre qué son y para qué sirven.

Existen distintos productos que, tanto en dermatología (por ejemplo en la consulta del dermatólogo) como en casa, son especialmente útiles para el cuidado natural de la piel, que ayudan no solo a cuidarla, sino a limpiarla, protegerla y hidratarla correctamente. Este es el caso de los conocidos como exfoliantes.

Los exfoliantes son productos utilizados para la renovación celular de la piel mediante la eliminación de las células muertas presentes en la epidermis. Es decir, son productos que ayudan en la eliminación de las escamas o células muertas de la piel, ya sea mediante la acción química o física.

exfoliante

Son tan útiles a la hora de cuidar y rejuvenecer la piel que lo más adecuado es tratar de utilizar exfoliantes dentro de nuestra rutina diaria de limpieza e higiene de la piel, a ser posible cada día.

¿Para qué sirve un exfoliante?

Los exfoliantes son especialmente útiles y adecuados para mejorar el aspecto de aquellas pieles dañadas por el sol, son ideales para disminuir las arrugas, decolorar o eliminar las manchas presentes en la piel, o para mejorar las cicatrices causadas por los granos o por la varicela.

Son especialmente útiles en el rejuvenecimiento facial, ya que ayudan de forma sencilla y fácil a la hora de eliminar las pieles muertas, por lo que son adecuadas sobre todo cuando nuestra piel se muestra marchita y opaca, producto precisamente de la acumulación de dichas células.

¿Cómo exfoliar la piel de forma adecuada?

Partiendo de la base de incorporar la exfoliación a nuestra rutina de higiene  y belleza diaria, existen una serie de pasos útiles que pueden ayudarte a la hora de exfoliar tu piel cada día. A continuación te indicamos qué pasos seguir:

  1. Humedece la piel del rostro con agua tibia (ésta debe estar limpia, sin restos de maquillaje).
  2. Aplícate ahora el producto exfoliante. Es conveniente que te apliques un poco en la nariz, otro poco en las mejillas, otro poco en el cuello… así hasta que acabes. Luego aplícala de forma uniforme.
  3. Cuando ya la hayas extendido por todo el rostro date un ligero masaje, con cuidado, utilizando para ello la yema de los dedos y realizando movimientos circulares suaves (para evitar dañar la piel).
  4. Luego retira el producto con agua tibia.
  5. Finalmente, y para terminar, aplícate un tónico y crema hidratante.

Si quieres aprender a hacer exfoliantes en casa, te propongo que eches un vistazo a las siguientes recetas de belleza:

Imagen | iStock

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *