Belleza natural Cutis Piel Salud

Tipos y clases de cutis

Al igual que existen diferentes clases de pieles, también existen diferentes tipos de cutis que dependen fundamentalmente de la piel que, en sí, tenga cada persona.

tipos-cutis

Teniendo en cuenta precisamente los distintos tipos de cutis que hay, se podrían dividir en: cutis normal, seco, graso, acneico y con impurezas, mixto, sensible y marchito o atono.

A continuación nos ocupamos de recoger en qué se diferencia cada cutis, descubriendo algunas cosas que casi de buen seguro te sorprenderán.

Tipos de cutis: la diferencia entre uno u otro

  • Cutis normal
    La piel normal, que también recibe el nombre de piel “eudérmica”, suele tener un aspecto de piel flexible, fina, muy suave y tersa, de tal manera que casi podríamos decir que es la más similar al tacto, a la de un niño, al ser una piel sumamente suave.
    La buena circulación sanguínea de este tipo de cutis queda reflejada precisamente en su aspecto natural, agradable, fresco y sano.
  • Cutis seco
    Lejos de que el cutis normal sea el cutis por excelencia de muchas mujeres y hombres, el cutis seco viene a ser uno de los más predominantes, junto a los cutis mixtos y los demás.
    Suele presentar un aspecto tirante que casi puede parecer “transparente”, y tiene una tendencia especial a resquebrajarse, siendo muy sensible a los cambios del tiempo, de tal manera que cuando la temperatura es muy, muy fría, se notan los vasos capilares y las venillas del cutis, de forma que se acentúa la tirantez.
  • Cutis graso
    Es un tipo de cutis que se identifica muy bien, dado que se muestra brillante, grasienta, con los poros dilatados y también encontramos en ellos las temidas espinillas, las cuales pueden extenderse en el tiempo durante años, de forma que se hace necesario guardar una serie de reglas de higiene ciertamente imprescindibles.
    Los expertos en belleza recomiendan no apretar los granos ni las espinillas, y mucho menos con las uñas, ni usar maquillajes espesos, acudiendo siempre al médico sin dudarlo cuando el estado de la piel persiste en el tiempo o se agrava.
  • Cutis acneico y con impurezas
    Es un tipo de cutis que se parece mucho al cutis graso, ya que una característica básica de este tipo de pieles es la aparición de acné, otra afección temida por muchas mujeres.
    El cutis se muestra con impurezas, en muchas ocasiones parece estar “sucio” por el acné que tiene, y al igual que el cutis graso, se deben tomar una serie de reglas sumamente importantes de higiene, cuidando el cutis aún mucho más que si fuera graso.
  • Cutis mixto
    Se trata de un tipo de cutis aún más especial, ya que su parte central (barbilla, nariz y frente) presenta características que se identifican con un cutis graso, mientras que las mejillas y los contornos de éstas presentan un cutis seco.
    Por esta cuestión, se suele decir que la persona con cutis mixto debe tomar una serie de precauciones diversas, y proceder como si, en cierto sentido, llevase dos caras.
  • Cutis sensible
    El cutis y la piel sensible suele presentar una textura seca, fina, pero de tonalidad blanco-rosada, con una serie de venas marcadas en la nariz y en las mejillas, las cuales se alteran con los cambios de temperatura.
    Suelen apreciarse rojeces persistentes a causa, por ejemplo, de la excesiva exposición al sol, al frío o al aire.
  • Cutis átono o marchito
    Es un cutis que recibe el nombre de átono o marchito porque tiende a mostrar un resecamiento y alojamiento motivado por el envejecimiento. Es decir, se produce un aflotamiento de la musculatura y un descolgamiento ciertamente progresivo de la piel hacia la parte inferior del rostro.
    Por ello, a menudo la pigmentación presenta manchas en las sienes y en los párpados, y las arrugas tienden a marcarse de una manera notable.

También pueden gustarte...

11 comentarios

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *