Tónicos

Tónico de jengibre para la piel del cutis

Descubre cómo hacer un tónico de jengibre para la piel, con muchos beneficios para disfrutar de un cutis más suave, terso y joven al ayudar a prevenir las arrugas prematuras.

El jengibre es un alimento muy popular comúnmente utilizado en la cocina por sus cualidades aromáticas y saborizantes, siendo por ejemplo habitual su uso en la elaboración de diferentes postres como es el caso de las tradicionales galletas de jengibre navideñas. Pero sus cualidades no son solo culinarias, ya que en la medicina más natural se ha venido usando igualmente por sus beneficios curativos, protectores y preventivos. En este sentido son conocidas sus propiedades para reforzar el sistema inmune o como protector frente a gripes y resfriados, de manera que el té o la infusión de jengibre son dos opciones adecuadas para aprovecharnos de estas virtudes.

Pero, ¿sabías que el jengibre es bueno para la piel?. De hecho, solo debemos prestar atención a sus beneficios y propiedades para percatarnos de las diferentes cualidades que nos aporta a la hora de disfrutar de una belleza mucho más natural, actuando como preventivo o incluso como tratamiento natural en una amplia diversidad de problemas o afecciones de la piel, como por ejemplo para prevenir la aparición de arrugas o para estimular la circulación sanguínea del cutis, lo que ayuda de manera tremendamente positiva a disfrutar de una piel más joven y tersa.

Tónico de jengibre

Entre las distintas opciones que podemos escoger para aprovecharnos de las diferentes propiedades del jengibre para la piel es elaborando un tónico de jengibre, especialmente pensado para su uso externo, y cuyas cualidades podemos notar prácticamente desde el principio. Eso sí, su uso no se aconseja en caso de pieles sensibles, ya que es común que cause irritación con demasiada facilidad por las distintas sustancias que encontramos en su composición.

Cómo hacer un tónico de jengibre para la piel

Elaborar este tónico de jengibre es en realidad sumamente sencillo. Tanto que solo necesitas una licuadora y una raíz de jengibre entera.

Para prepararlo solo tienes que lavar bien el jengibre y licuarlo hasta que esté bien triturado. En caso de que no dispongas de licuadora puedes directamente rallarlo bien hasta que suelte jugo y se haya triturado por completo.

Al momento de aplicártelo sobre la piel del cutis debes lavarla previamente con un poco de jabón neutro y agua caliente (lo que ayudará a abrir los poros). Luego aplícate un poco de este tónico y extiéndetelo por el cutis, de forma suave siempre con movimientos circulares, y teniendo especial cuidado de no tocar los ojos con él. Deja actuar algunos minutos, y finalmente retíralo con agua tibia.

tonico-de-jengibre-piel

¿Cuándo no es adecuado utilizar este tónico?

Como te comentamos anteriormente, no es adecuado utilizar este tónico sobre pieles sensibles o muy sensibles, o alérgicos a algún compuesto o sustancia presente en el jengibre.

También pueden gustarte...

Añadir comentario

Publica tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *